Preguntas Frecuentes

¿Porqué Counseling?

Todos pasamos por situaciones difíciles, situaciones que mayormente es posible que hayamos podido resolver con éxito por nuestra cuenta, sin embargo en ocasiones nos cuesta encontrar la respuesta adecuada a situaciones que por diversas razones, parecen no tener una respuesta que nos satisfaga plenamente. En estos casos, no está mal buscar apoyo adicional cuando se necesite. El Counseling no es una terapia. No cura, pues no hay enfermo. Hay un Consultante con necesidad de ampliar su abanico de posibilidades.

Poner en acción una mayor cantidad de herramientas es una de las finalidades de un proceso de Counseling. De hecho, este proceso de ayuda es para personas con suficiente conciencia de sí mismo para aceptar que necesitan la ayuda, y eso muestra una gran dosis de sabiduría y coraje.

¿Cómo participa el Consultante del proceso de ayuda?

Tomando la responsabilidad de comprometerse a realizar cambios positivos en su vida siendo partícipe y protagonista del proceso de ayuda. Los beneficios obtenidos dependen de cómo se utiliza el proceso y pone en práctica lo que ha aprendido.

¿Cuáles son los motivos de consulta más frecuentes?

  • Acceder a un mejor entendimiento de uno mismo, nuestras metas, y nuestros valores fundamentales
  • Mejorar la comunicación y las habilidades para resolver conflictos que enriquezcan las relaciones interpersonales
  • Aprender estrategias para reducir sensiblemente el estrés y la ansiedad
  • Explorar maneras para tratar con factores desencadenantes y otros efectos residuales del trauma
  • Manejar la ira, el duelo, la angustia , el miedo y otras presiones emocionales
  • Cambiar los patrones de comportamiento poco saludables y el desarrollo de otros nuevos
  • Resolver situaciones e inquietudes de larga data
  • Mejorar su autoestima y aumentar la confianza en sí mismo

¿La atención es en consultorio?

Si, la atención es en el consultorio. Sin embargo está disponible la posibilidad de atención domiciliaria en consultantes con movilidad reducida.

¿Cómo es el proceso de ayuda?

Porque cada persona tiene distintas inquietudes y metas, la terapia es diferente, dependiendo de la persona. En general, se espera discutir eventos vigentes sucediendo en su vida, examinar historia personal relevante a su situación, e informar el progreso desde la primera sesión mientras aplica nuevos conocimientos obtenidos trabajando con el Counselor. Dependiendo de las necesidades específicas, este proceso puede ser a corto plazo para una situación específica, o extensa para enfrentar patrones más complejos. De cualquiera manera, es común programar sesiones regulares (generalmente semanal), para maximizar los resultados. Cada individuo puede desarrollar un programa que se adapte a su estilo de vida, a sus necesidades y sus posibilidades.

¿Qué puedo esperar de un Counselor?

El Counselor provee apoyo emocional confiable, una nueva perspectiva imparcial, y orientación en la búsqueda de una solución a un problema difícil. Su labor es animarlo y a la vez mostrarle la versión más saludable de sí mismo.

¿Que se espera de quién concurre a la consulta?

Es importante una participación activa en el proceso de ayuda. La sinceridad y la asistencia a citas regularmente son elementos indispensables. El objetivo primario de es conseguir una apertura mental y emocional para incorporar nuevos paradigmas en su vida. Más allá del trabajo que se realice en cada una de las entrevistas, el Counselor puede sugerir algunas acciones que usted puede hacer por fuera de las mismas, para apoyo al proceso – como leer un libro o un artículo pertinente, mantener un diario de temas específicos, señalando comportamientos particulares, o tomando medidas en sus metas.

Tengo traumas que no he resuelto. ¿Puede el Counseling serme útil?

Esto se contesta con una frase de Carl Jung: “No es posible despertar a la conciencia sin dolor. La gente es capaz de hacer cualquier cosa, por absurda que parezca, para evitar enfrentarse a su propia alma. Nadie se ilumina fantaseando figuras sin luz, sino haciendo consciente su oscuridad.”

Una de las paradojas de esta metodología, es que las personas primero deben conocer y aceptar quienes y como son, para, en ese punto dar comienzo al cambio.